Cumbre de SICA finaliza con Panamá como nuevo integrante

Tegucigalpa, Honduras. El Presidente de Honduras, Porfirio Lobo, clausuró la XXXIX Reunión Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

Pese a las negativas intenciones del gobierno nicaragüense, que con fines políticos, intento negar la integración de Panamá al organismo regional, al final la nación, que dirige el mandatario panameño, Ricardo Martinelli, fue aceptada en como el nuevo miembro del SICA.

En el encuentro regional, el mandatario hondureño entregó a su similar nicaragüense, Daniel Ortega, el pabellón del SICA, como símbolo del traspaso de la Presidencia Pro Témpore (PPT) de ese organismo regional a esa vecina nación.

Las autoridades anfitrionas resaltaron, como principales acuerdos de la PPT de Honduras, la celebración de la suscripción del Acuerdo de Asociación (ADA) entre la Unión Europea (UE) y Centroamérica,  acuerdo histórico suscrito de región a región, que contribuirá al fortalecimiento de las relaciones políticas, de cooperación y comerciales, ofreciendo un marco de seguridad jurídica estable para dinamizar y ampliar los vínculos entre ambas regiones.

Señalaron la importancia de la incorporación de Panamá al Sistema de Integración Económica Centroamericana (SIECA) y del lanzamiento de los primeros ocho proyectos identificados por la Comisión de Seguridad de Centroamérica, para la ejecución de la Estrategia de Seguridad de Centroamérica.

Asimismo, enumeraron como logros la revisión del Tratado Marco de Seguridad Democrática en Centroamérica y el establecimiento del Foro Centroamericano de Jóvenes contra la Violencia, como factor fundamental de un movimiento regional amplio en contra de la delincuencia y el crimen organizado transnacional, reconociendo con entusiasmo la creación del Movimiento Centroamericano de Jóvenes contra la Violencia

destacaron la Reunión de Alto Nivel celebrada en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, el pasado 16 de mayo, en la que se universalizaron los esfuerzos realizados por los gobiernos centroamericanos contra la delincuencia organizada transnacional, bajo el principio de responsabilidad compartida y diferenciada.

Manifestaron las expectativas existentes respecto a los resultados alcanzados y compromisos emanados de la reciente Cumbre de la Tierra Río-20,  donde la región reiteró la necesidad de un compromiso mundial efectivo para  alcanzar objetivos de desarrollo sostenible.

Finalmente, valoraron el acogimiento de los esfuerzos emprendidos para el diseño de una política sobre seguridad alimentaria y nutricional en la región, impulsada de manera coordinada, a través de las diferentes instancias del SICA y la promoción de la institucionalización de la participación de la sociedad civil en futuros encuentros de los Jefes de Estado y de Gobierno del SICA, en la que se permita establecer un diálogo amplio entre los diferentes sectores, en particular con la juventud centroamericana.